OPORTO

La ciudad de Oporto es conocida como Cidade Invicta (la ciudad invicta). Es la ciudad que dio el nombre a Portugal desde muy temprano (200 a.C.), cuando se designaba como Portus Cale, transformándose más tarde en la capital de Condado Portucalense. Es también una ciudad conocida mundialmente por sus puentes y arquitectura contemporánea y antigua o por su Centro Histórico, clasificado como Patrimonio Mundial por la UNESCO, desde 1996.

LOS ORÍGENES DEL CENTRO DE LA CIUDAD DE OPORTO DATAN DE LA EDAD DE BRONCE, MÁS CONCRETAMENTE ALREDEDOR DEL SIGLO VIII A.C.

“Oporto tiene un leve olor a mar, tiene el aroma de un vino antiguo, un encanto otoñal de los tonos atenuados en el granito, a magia de la niebla matinal. Oporto tiene sabores que salen de las casas por sus balcones de hierro. En las paletas de los pintores, la ciudad casi gris, que cuando se establece, hiere. A Porto se le admite todo, salvo la indiferencia; todo se permite a esa dulce y digna presencia. Ella descansa en las playas del muelle, se viste con el desorden de los mercados, se extiende lánguida e incoherente por entre los márgenes del río.”

PLAZA DE SÃO DOMINGOS

Antiguamente conocida como Plaza de Santa Cristina y Plaza de São Crispim, esta plaza durante siglos fue considerada el nudo de comunicación entre los bairros de la Ciudad Quinhentista.
El lugar dode se jugaba a ´´bisca calada´´ y donde se realizaban las reuniones más importantes de la Cámara de Oporto era considerado uno de los más animados sitios de comercio y convivencia de la ciudad. Albergó la primera fuente redonda de la Invicta sobre la cual los más ilustres de la ciudad debatían sobre la política, religión y temas de la vida cotidiana. La zona de obispos y frailes, su nombre proviene del Monasterio fundado en 1236 por el obispo de Oporto, D. Pedro Salvadores, perteneciente a la orden de los Dominicanos: el Monasterio de São Domingos . En 1832 u incendio destruyó el edificio, conservándose sólo su fachada que corresponde al actual Palacio de las Artes. El Patrimonio Mundial de la UNESCO, fue en 2014 recuperado siendo en los tiempos que corren una plaa peatonal donde cada día se cruzan varios turistas y la gente local absorbidos por la belleza de los edificios de la muy noble plaza de São Domingos.

CALLE DE LAS FLORES

Mandada abrir por el Rey D. Manuel I en el siglo XVI, la Calle de las Flores está ligada al ennoblecimiento de la Invicta. Situada en los terrenos pertenecientes a las huertas del obispo, fue abierta por causa del crecimiento de la populación y por motivo del desarrollo económico de la ciudad. Por primera vez hubo una reglamentación específica sobre el tipo de vivienda que podíam ser construídas y de esta forma los márgenes de la calle fueron reglamentadas permitiendo una buena visibilidad de las fachadas.
Allí vivían los más ilustres de la ciudad, desde los cirujanos hasta los cléricos, pasando por comerciantes, barberos lo que le aportó un carácter elitista. Por ser la más noble y principal calle de la ciudad de Oporto fue pavimentada en 1542.
En el siglo XVIII reunía las tiendas más ricas de la ciudad, entre las cuales se destacaban las joyerías y las tiendas de lana y de seda. Muchas labradoras y mujeres casaderas gastaron la mayor parte de sus dotes en ajuar en esta calle. Actualmente, es una calle peatonal que fue renovada en 2014. Cada día pasan por ella centenas de turistas que se quedan deslumbrados con la belleza de una calle que marca la historia de Oporto del siglo XVI.